Crear tu marca hoy en día es más fácil que nunca gracias a la visibilidad que nos dan las redes sociales.

Contamos con todos los medios necesarios para ser visibles. Y si aprendemos a dinamizar nuestras publicaciones en cada plataforma, poco a poco, empezaremos a crear comunidad y a ser reconocibles.

La identidad de tu marca en redes sociales

Muchas veces, cuando me contacta un cliente nuevo, lo primero que me envía por mail es su logo. A veces, incluso antes de que hayamos cerrado ningún acuerdo.

Muchos me dicen “Te mando el logo y tú ya…”.

Pero para conocer en profundidad un negocio y escribir en su nombre en las redes sociales, o en un blog, un community manager necesita más información. Por eso recopilar todo en un briefing es fundamental y un ejercicio muy útil, incluso para ti si vas a ser tú misma quien gestione tus propias cuentas.

El logo no es más que un recurso gráfico. Sin embargo, para conocer la esencia de tu emprendimiento hay que profundizar más. Así que, si aún no lo has hecho, ya puedes estar creando la identidad corporativa de tu negocio.

La identidad corporativa de tu negocio representa la esencia y valores de tu actividad.

Engloba desde el nombre hasta los colores que utilices en tu material corporativo. Y estos han de representar tanto tus contenidos como, por supuesto, la forma con la que te comunicas con tu público.

Esto es válido tanto si desarrollas tu actividad a través de las redes sociales como si lo haces detrás del mostrador de tu establecimiento.

Distinguirse como primer paso hacia la visibilidad

Cuando decides emprender ofreciendo un servicio o producto buscas ofrecer algo que responda a las necesidades de un público.

Pero en un entorno tan accesible como son las redes sociales, en el que prácticamente todos los negocios tienen ya presencia de forma más o menos ortodoxa, ser reconocible ha de ser tu prioridad.

En este aspecto es donde tu identidad corporativa toma un papel fundamental. Y gracias a ella lograrás diferenciarte es base a dos metas:

  • Ser coherente en tus publicaciones.
  • Tener una presencia reconocible.

La coherencia en tu negocio es algo que has de trabajar a partir de tus contenidos.

Partimos de la base de que estamos en los medios digitales y es imprescindible crear contenidos para difundir tu actividad y ofrecer tu trabajo.

Tanto si te apoyas en las palabras como si lo haces por medio de las imágenes, tu mensaje ha de ser coherente. Has de mantener un hilo conductor, una forma de actuar o a unos valores tales que poco a poco vayan calando en tu público.

Por su parte, ser reconocible es algo muy fácil que está solo y exclusivamente en tu mano.

Todos conocemos el logo de Coca Cola y lo reconocemos a primera vista ¿verdad?. Pues salvando las distancias, tú debes conseguir lo mismo con tu negocio.

En primer lugar has de elegir uno o dos colores que te identifiquen y usar siempre la misma tipografía en tu material, tanto impreso como audiovisual. Esta debería ser la primera premisa que has de cumplir como inicio de tu actividad.

cómo-crear-marca-redes-sociales

El color como bandera de tu marca en redes sociales

El ojo humano es capaz de percibir hasta un millón de tonalidades diferentes de color. Seguro que encuentras una que represente a tu marca.

▶️ Pero ten en cuenta que el color que elijas para tu negocio ha de transmitir emociones, ya que los contenidos que difundas a través de las redes sociales de tu negocio acabarán vinculados a ese color hasta tal punto de cumplir tu objetivo: el reconocimiento de la marca. ◀️

Hay muchos artículos sobre psicología del color en publicidad, en general todos suelen coincidir en las sensaciones que transmite cada color. Elegir una o dos entre las diferentes tonalidades que usarás para crear tu identidad debe ser motivo de reflexión, ya que algunos colores pueden transmitir algo contrario al mensaje que quieres hacer llegar a tu público.

La tipografía como herramienta para tu comunicación

Si el color consigue ser instrumento para crear emociones a través de tu marca, la tipografía también lo es.

Los diferentes tipos de tipografías suelen clasificarse en varias categorías. Las más genéricas son: Serif, Sans Serif, Manuscrita o Script y Creativas o Fantasía.

Hace pocos meses que mi hija ha aprendido a leer, y desde el principio me ha llamado mucho la atención que haya sido capaz de leer sin problema  el nombre de marcas como Disney, Barbie, etc. que usan tipografías de las llamadas fantasía o creativas.

La cara de felicidad de mi hija al leer sus nombres, y darse cuenta de lo significan esas letras una detrás de la otra, refleja perfectamente cómo el uso de la tipografía y el color por si mismos son capaces de transmitir sensaciones.

Y es que el cerebro humano es capaz de procesar los distintos trazos interpretándolos como un mensaje más serio, formal, cercano o enérgico.

Imagina por tanto la importancia de seleccionar muy bien qué tipo de trazo vas a usar tanto para tu logotipo como para los textos de tu cartelería. Y esto, combinado con los colores elegidos para la identidad de tu negocio, te ayudará a transmitir tu mensaje.

No transmite el mismo mensaje un trazo con aspecto caligráfico, que otro con serifa (el remate típico de la clásica fuente Times New Roman).

La diferencia entre unas y otras es lo que da carácter a la imagen de tu negocio y crear tu marca en redes sociales a través de la tipografía que elijas te ayudará a comunicarte y ser reconocible para tus potenciales clientes.

crear-marca-redes-sociales

Tu nombre y eslogan como esencia de tu marca

Muchas personas me preguntan por qué elegí el nombre de Flecos Sueltos. Reconozco que me gusta esa ligera incertidumbre que produce el nombre que escogí para mi actividad, porque eso forma parte de mi objetivo.

Hay incluso quien me ha desaconsejado el nombre porque da lugar a pensar que mi trabajo puede quedar inacabado. Me encanta cuando me dicen esto 😉  Es como esa frase que dice que cuando alguien señala a la luna, hay quien mira la luna y quien mira solo el dedo.

Mi respuesta siempre es la misma: con el nombre de Flecos Sueltos ya quiero transmitir la esencia de mi actividad.

Esas personas que se fijan solo en el nombre probablemente nunca serán mi clientes. Porque Flecos Sueltos es una marca que he creado para conectar y fidelizar. Pero quien se queda en la superficie y no profundiza no suele ser el tipo de personas que empatizan con un proyecto hasta creer firmemente que les puedo ayudar a mejorar el suyo.

Flecos Sueltos no solo soy yo. Flecos Sueltos está dirigido a ti. Y yo voy a ser la persona encargada de acabar aquello a lo que tú no llegas. Bien porque no sabes hacerlo y quieras aprenderlo, o simplemente porque no tienes tiempo para hacerlo o aprenderlo.

Este es mi mensaje. El pilar sobre el que apoyo mi forma de comunicarme con mis clientes y futuros clientes.

Por tanto ten muy en cuenta qué transmites con el nombre de tu negocio, puedes usar tu propio nombre y apellidos o un nombre alternativo, como hice yo. Esa decisión es solo tuya.

Eslogan, tagline y claim

Estos tres conceptos publicitarios se confunden con frecuencia. No es necesario que tu marca posea cada uno de ellos, pero sí es bueno que conozcas su definición y sobre todo su función. Te los explico a continuación tal y como yo los entiendo tras estudiar mucho sobre ellos.

El eslogan es una frase más o menos larga en la que se apoya el nombre de una marca reflejando su esencia y que puede evolucionar con la propia marca o servicios que esta ofrece.

Volviendo al caso de Coca Cola, su eslogan ha ido cambiando a lo largo de los años usando frases que se han quedado grabadas en nuestra mente: “La chispa de la vida”, “Destapa la felicidad” o “Siente el sabor”, son algunos de ellos.

Tagline es el texto breve en el que se apoya el propio nombre de la marca. Nike con su inseparable “Just do it” o L’Oréal con su “porque yo lo valgo” son un ejemplo de ello. El tagline suele acompañar visualmente al logo como un elemento gráfico más, en muchos casos con una tipografía diferente, cursiva o script para representar un lenguaje cercano y coloquial.

El claim es esa frase corta y pegadiza con la que se suele cerrar un anuncio. Puede coincidir con el eslogan o con una campaña publicitaria puntual. Un banco como ING Direct, usa como claim la frase breve “People in Progress”. Su brevedad y su carácter descriptivo nos hacen pensar en un concepto diferente de banca.

Uses el recurso que uses, es bueno que utilices una frase más o menos larga en la que apoyar el nombre de tu marca.

Si piensas en Marina D,Or automáticamente tu mente dice: “ciudad de vacaciones” ¿verdad?. Es la forma de llevar nuestra mente a su sector, pues si no fuese así bien podríamos confundir su nombre con el de una marca de vinos espumosos o de perlas cultivadas.

Esa capacidad que tiene un anuncio, o una serie, de “tatuar” en nuestra mente una frase hasta el punto de que acabamos incluyéndola en nuestro lenguaje coloquial es una clara muestra de que el neurocopywriting es imprescindible para crear una estrategia publicitaria.

Un ejemplo de ello es el recurrido “Winter is coming” que los fieles a la serie Juego de Tronos usan cada vez que ven acercarse el peligro. O la frase “Un poquito de por favor” que los seguidores de Aquí no hay quien viva usamos cuando estamos a punto de perder la paciencia.

Ese es el poder de la publicidad, que se apoya en el copywriting o redacción publicitaria para conseguir su objetivo. Y tú tienes que conseguir que tu marca sea capaz de transmitir tu mensaje a través de las emociones.

Conseguir que tu marca sea capaz de transmitir un mensaje a través de las emociones es posible si trabajas tu identidad corporativa en redes sociales. Clic para tuitear

¿Cómo difundir tu marca en redes sociales?

Hasta ahora te he contado la teoría, ahora viene lo bueno y es que te toca ponerlo todo en práctica.

Crear tu marca es un compendio de todo lo expuesto anteriormente en este artículo. A partir de ahora has de ponerte manos a la obra para crear el material gráfico para tu negocio y tus textos persuasivos.

Planta tus colores y tipografía en todos los recursos y material que uses en tus comunicaciones.

Desde la cartelería, imágenes de portada y perfil de tus redes sociales, material impreso y en la firma de tu correo electrónico.

Tu objetivo es que cada vez que alguien haga scroll en Facebook o Instagram y vea una publicación tuya, sea capaz de reconocerla sin tan siquiera leerla.

visibilidad-on-line

A la hora de elegir el color tienes dos opciones. Dejarte llevar por las tendencias o  dejarte llevar por tus gustos personales.

Pero ten cuidado. Usar los colores en tendencia tiene sus riesgos.

Cada vez que Pantone lanza el color del año nos volvemos locos. Todos quieren ese color para su material y publicaciones. Pero el color del año es algo efímero, y tú con tu marca quieres conseguir todo lo contrario. Que tu marca permanezca ¿verdad?

Pantone es el nombre de la empresa que marca la nomenclatura de los colores para las artes gráficas en general. Asímismo es como la veleta que señala las tendencias no solo en diseño gráfico, sino también en el sector de la moda.

Por tanto, elige bien los colores que te representen y difunde esa identidad corporativa en todos los soportes posibles ya sea en redes sociales, con el rótulo de tu negocio, en tu papel corporativo o en tu web.

Que alguien te encuentre por lo que haces es algo que hay que trabajar de manera más profunda. Creando contenidos en tu blog y servicios en tu web, pero también difundiendo en redes sociales tu actividad. Esto es una carrera de fondo, que como el boca a boca suele ganarse a partir de tener tus primeros clientes satisfechos. Ahí ya entraríamos a hablar de autoridad.

Y recuerda siempre que la forma de comunicarte con tus clientes y potenciales clientes ha de ser coherente con los valores de tu negocio.

¿Te ha quedado alguna duda? ¿Quieres saber más? Cuéntamelo en comentarios. Y si te ha gustado, cómparte este articulo en tus redes sociales, porque así me ayudarás a dar a conocer mi marca a mi también 😉

Imágenes: Pixabay y Unsplash

Post relacionados