Cuidar a una personita de dos años y llevar adelante el día a día, ha supuesto una auténtica revolución  en mi vida, por eso he decidido utilizar este blog a modo de punto de fuga a través del cual focalizar todo lo que mi mente inquieta acumula a lo largo del día, y como no me queda un minuto libre, aprovechar estos momentos breves de soledad, de interiorización, para filtrar todo lo que mi cabecita procesa…  A veces querría tener un interruptor para apagarme, porque os aseguro que mi cabeza centrifuga cuán lavadora a mil revoluciones.

Siempre he sido mente inquieta, soy incapaz de hacer una sola tarea a la vez. Abarco más de lo que debo. Cuando trabajaba por cuenta ajena, me calificaban de persona eficaz y resolutiva, algo que por cierto no hizo que por estar en el lado bueno de la balanza me salvara de la oleada de despidos que se produjo en la empresa donde trabajaba. A veces he hablado con antiguos compañeros de este tema, el error de la eficacia, pero de eso hablaremos en otro momento…

En definitiva, me he decidido a compartir a través de este blog, un totúm revolútum en el que lo mismo compartiré una reflexión, que una opinión política, o un tutorial… Y ¿por qué? Porque yo soy así, antes multidisciplinar, ahora caótica, pero siempre en constante evolución, y aprendiendo, ¡siempre aprendiendo!

El secreto de la eterna juventud

Post relacionados

Comparte si te ha gustado
Email this to someoneShare on FacebookPin on PinterestShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn